¿Cómo puede el área de TI liderar el camino hacia una mayor agilidad empresarial y control financiero?

Llevar un negocio al éxito se consigue manteniendo el ritmo del cambio –y hoy por hoy el cambio es más rápido y drástico que nunca–.

Los dos últimos años han transformado radicalmente la forma en que trabajamos. Ahora, a medida que salimos de la "era de la pandemia", otro cambio puede aparecer. . El nuevo modelo en cualquier momento y lugar ha puesto a TI en el centro de la capacidad de la empresa para mantenerse ágil, resiliente y controlada a medida que se enfrentan a nuevos desafíos para cumplir con las nuevas oportunidades que se avecinan. Pero con demasiada frecuencia, los departamentos de TI carecen de las herramientas que necesitan para ayudar a desarrollar una estrategia de negocio exitosa y preparada para el futuro.

Entonces, ¿cómo puede el departamento de TI aprovechar todo su potencial y actuar junto con los financieros como verdaderos socios de negocio?

Para descubrirlo, la unidad de negocio de SAP Concur de SAP y Oxford Economics trabajaron en una encuesta a 500 responsables de la toma de decisiones de TI y finanzas en organizaciones con menos de 1.000 empleados de muchas industrias a nivel mundial. El objetivo era aprender más sobre la naturaleza cambiante de la relación de TI y finanzas, y qué podría significar para los próximos años.

No es sorprendente que la agilidad en las operaciones y la eficiencia funcional sean las principales prioridades tanto para TI como para financieros. Pero descubrimos que los expertos en TI que han estado en primera línea manteniendo las operaciones en marcha ahora se encuentran incapaces de adoptar completamente la naturaleza estratégica de ese nuevo rol. Un problema importante es el exceso de tiempo dedicado a la gestión de las operaciones manuales. De hecho, casi 6 de cada 10 líderes de TI informan que dedican más tiempo a ejecutar procesos manuales desde que comenzó la pandemia que a automatizar esos procesos. Esto no solo pierde tiempo y limita la capacidad de TI para colaborar con finanzas y otros departamentos, sino que hace que sea más difícil dar un paso atrás y evaluar completamente las necesidades de transformación digital más amplias a largo plazo.

También está en cuestión la percepción cultural de TI como un socio empresarial estratégico. Por ejemplo, una gran mayoría (casi dos tercios) de los líderes de TI informan que alinear la estrategia de crecimiento y la planificación a largo plazo con el dirección ejecutiva presenta un desafío, al igual que reforzar la ciberseguridad. Y solo el 52% dice que está trabajando eficazmente junto con Finanzas. Quizás esto explique por qué solo el 36% dice que su organización mantiene la visibilidad financiera y los datos que necesita para establecer la toma de decisiones, el presupuesto y la proyección.

Los líderes financieros de nuestra encuesta se muestran  críticos a la hora de establecer  la estrategia general de la empresa –en contraste con muchos de sus homólogos de TI–. Pero sin la base tecnológica adecuada, Finanzas (así como la mayoría de las otras funciones de negocio) no tendrán las herramientas necesarias para realizar esa tarea de manera efectiva. Desde una estrategia trabajo híbrida hasta habilitar de manera segura el compromiso omnicanal del cliente y lograr una visibilidad total del gasto, TI es la fuerza impulsora detrás de todos los aspectos de una operación de negocio con éxito. Sin embargo, muy pocos líderes de TI informan tener las herramientas y la infraestructura adecuadas para hacer que esas cosas sean posibles.

Una solución clara es la digitalización de las tareas financieras. Introduciendo tecnología que ayude a aumentar la visibilidad y el control financiero, TI puede comenzar a jugar un rol activo en la construcción de una empresa inteligente y ágil que esté preparada para lo bueno, lo malo y todo lo que surja por el camino.

De hecho, de los encuestados de TI cuyas empresas ya han digitalizado procesos financieros clave, como la gestión de facturas y gastos, casi la mitad informaron un aumento de la agilidad organizativa, una mejor colaboración, un aumento de la productividad y una mayor visibilidad de los gastos. Por desgracia, pocas empresas han hecho progresos significativos en esta dirección. La gestión de facturas obtuvo la puntuación más alta, con solo el 38% de los encuestados que informaron un progreso sustancial, en comparación con casi el 70% de los encuestados que informaron un progreso mínimo en la digitalización de la gestión de gastos y flujo de efectivo.

El resultado final: los líderes de TI necesitan ponerse al día  y ocupar su lugar con el departamento financiero en la mesa de toma de decisiones.

Trabajando juntos para digitalizar las tareas financieras y brindar información estratégica de gastos más profunda en toda la empresa, Finanzas y TI pueden funcionar como una potencia estratégica para hacer a la empresa más ágil y aumentar el control  del negocio –ayudando a dirigir el barco hacia horizontes más brillantes de manera continua.

Lea el informe completo para obtener más información sobre cómo fortalecer el liderazgo de TI en la nueva era. Luego visítenos on-line para descubrir cómo pueden ayudar las soluciones de SAP Concur.