¿Con qué frecuencia tenemos que reinventarnos?

Si el cambio no fuese un problema y no existieran las interrupciones, no tendría que preocuparse mucho. No tendría que preguntarse qué iba a pasar a continuación, y podría dirigir su negocio de la misma forma que siempre, con las mismas herramientas, los mismos procesos y los mismos presupuestos.

Sería aburrido, pero sería coherente.

Pero todos sabemos que no es así como funciona la vida, o especialmente los negocios. El cambio es realmente una constante, y si vamos a adelantarnos a él (o al menos seguirle el ritmo), tenemos que seguir cambiando. Tenemos que volver a examinar continuamente nuestros procesos y procedimientos empresariales. Tenemos que replantearnos nuestro enfoque del negocio en sí mismo, y después volver a hacerlo. Debemos estar siempre atentos a nuevas herramientas, nuevas técnicas y nuevas formas de afilar las herramientas que ya tenemos.

Debemos reinventarnos continuamente, en otras palabras, y comprometernos con la mejora constante.

Nuestra voluntad (o la falta de ella) de reconsiderar continuamente cómo se hace el trabajo es el componente fundamental para conquistar los cambios y desafíos del negocio. Si cerramos los ojos y los oídos ante la innovación porque es demasiado complicada, demasiado cara, demasiado para hacer ahora mismo, nos quedaremos más atrás, lo que dificulta aún más la próxima ronda de revisiones.

Así que trabajamos para mantenernos a la vanguardia encontrando formas de ser más rápidos, más eficientes y más flexibles.

Con frecuencia, esto significa examinar los procesos empresariales y descifrar el papeleo y los procedimientos en cualquier lugar posible. Al resolver estos sistemas se acelera el trabajo, literalmente se desbloquean las rutas hacia la productividad y los beneficios.

Pongámonos en marcha.

Hablando de dinero, pongamos el gasto como ejemplo.

Imagine que pudiera integrar gastos de tarjetas corporativas, tarjetas personales, tarjetas de compra y efectivo (sí, efectivo) en un único proceso digital, para poder ver exactamente lo que se gasta, todo en un único y sencillo lugar.

Ahora imagine que puede insertar la aprobación previa a la compra en el proceso, de modo que puede ver y controlar lo que se gasta antes de que se gaste.

Entonces, como estamos imaginando una situación hipotética, piense en añadir tecnologías de IA y aprendizaje automático para impulsar los controles de auditoría hasta el punto de compra.

En ese momento, no solo verá sus gastos de forma precisa y automática, sino que podrá estar al tanto de todas las dificultades normativas que esos gastos generan en los países en los que lleva a cabo sus actividades comerciales.

Bien, ahora toca hablar de las buenas noticias.

Sí, tiene que reinventar continuamente su negocio. Sí, tiene que empezar a digitalizarse si aún no lo ha hecho. Sí, hay que abordar el gasto de todas las formas mencionadas anteriormente para que la reinvención sea factible.

Y las herramientas están ahí a su alcance.

Si observamos más detenidamente nuestro ejemplo de gasto, podemos tomar una página de este libro electrónico de aprobación previa para ver cómo la aprobación de compras antes de que se realicen le ayuda a:

  • hacer cumplir las políticas de la empresa sin tener que ser un ejecutor;
  • obtener visibilidad del gasto antes de incurrir en gastos;
  • garantizar el viaje y la seguridad de los empleados, y
  • obtener los datos que hacen que siga cumpliendo las políticas a la vez que mantienen los costes bajo control.

Estos pueden parecer grandes cambios, pero, realmente, solo las actualizaciones hacen posible una transformación real y continua. Porque cuando sabe lo que está gastando y dónde se encuentran sus presupuestos, siempre sabrá lo que puede hacer a continuación.

Tags:

Expense