¿Es correcto crecer ahora?

Después del último año aproximadamente, toda pregunta es válida. «¿Deberíamos acomodarnos?» «¿Deberíamos mantener el statu quo?» «¿Deberíamos estirar las piernas un poco?»

Está bastante claro que de estos tres, el statu quo no te lleva muy lejos. Ningún negocio puede hacer las cosas como se hacían antes y esperar tener éxito cuando llegue la nueva normalidad, sea la que sea. Acomodarse no es la mejor apuesta. Las empresas que aprovecharon su tiempo de inactividad para actualizar las tecnologías han visto cómo esta nueva flexibilidad navega por cambios y desafíos imprevistos.

¿Y si se esfuerza un poco? ¿Adónde le lleva eso?

A todas partes. Las empresas que están a la vanguardia del crecimiento en 2021 son aquellas que tomaron el caos de 2020 y lo convirtieron en una especie de «cultura de restablecimiento». Estuvieron dispuestas a volver a estudiar sus procesos y listas para cambiarlos. Tuvieron ganas de volver a evaluar cómo se realizaba el trabajo y estuvieron contentas de volver a trabajar en sus procedimientos. Fueron capaces de esforzarse al máximo cuando lo más fácil era contraerse y, en lugar de trazar la línea, la cruzaron y se comprometieron a mejorar continuamente.

La clave es el control.

Así que sí, está bien entrar de nuevo en escena y volver a crecer. De hecho, como muestra este documento técnico conjunto de SAP Concur/Deloitte, , muchos líderes empresariales consideran el 2021 como el año para crecer. Y lo hacen tomando el control de los costes.

Estos líderes (por casualidad, son líderes financieros) han invertido en herramientas de viajes, gastos y gestión de facturas para obtener una ventaja competitiva: Saben lo que tienen que gastar, por lo que pueden tomar rápidamente decisiones definitivas que impulsan el crecimiento del negocio.

No se preguntan qué se está gastando ni a cuánto ascienden sus presupuestos. Ellos lo saben, así que pueden actuar ahora. Y están comprometidos a saber más.

  • Están invirtiendo en IA y herramientas de aprendizaje automático que proporcionan análisis en profundidad de los gastos a la vez que señalan qué políticas funcionan y cuáles deben mejorarse.
  • Están estableciendo estándares sencillos de aprobación previa que les permiten controlar el gasto antes de que ocurra.
  • Están avanzando hacia una política de auditoría del 100 % y están obteniendo una garantía precisa y automática de que todos y cada uno de los gastos y las facturas son correctos.
  • Van buscando hacerse con su parte justa de los 40 000 millones de dólares en reclamaciones de IVA y, como tienen la tecnología para eliminar las complejidades del proceso, lo están consiguiendo.

La eficiencia siempre es más eficaz.

Los líderes financieros que invierten en estos cambios no solo quieren que las cosas vuelvan a ponerse en marcha, sino que quieren que las cosas funcionen más rápido. La eficiencia lo es todo en los negocios, esto no es nada nuevo, pero en nuestro mundo pospandémico, nadie puede permitirse quedarse atrás debido a los procesos o procedimientos o la información inexacta. Ninguna empresa puede permitirse el lujo de tener «demasiados datos para usar»; deben ser capaces de acceder inmediatamente a los datos que necesitan exactamente y solo los datos que necesitan. Deben seguir adaptándose como aprendieron el año pasado y ser capaces de realizar cambios de dirección repentinos pero significativos.

Las empresas tienen que dar un giro radical para superar los cambios en el mercado; sus ajustes rápidos son la única forma de seguir avanzando.

Este camino hacia el crecimiento, a través de la adaptabilidad, la eficiencia, el control de costes y las herramientas que lo hacen posible, se describe en el documento técnico, que destaca por qué este es el año para comenzar.

Eche un vistazo, porque ya es hora.

Tags:

Expense