¿Es la sostenibilidad una prioridad en la actualidad?

A medida que las reuniones cara a cara y los eventos internacionales vuelven a nuestras vidas, los viajes corporativos vuelven a crecer. Sin embargo, en las prisas por recuperarse de las pérdidas ocasionadas por la pandemia, ¿Será vista la sostenibilidad como un elemento esencial para el éxito, o simplemente como un complemento?

El lento retorno de los viajes corporativos internacionales después de la pandemia podría indicar cierta incertidumbre en el mercado sobre las expectativas futuras de demanda y gasto. Sin embargo, un mensaje que llega alto y claro es que el cara a cara sigue siendo importante para los negocios. Casi tres cuartas partes de los encuestados de SAP Concur (71 %) identifican las reuniones con clientes presenciales como el impulsor clave de los programas de viajes corporativos a nivel global.

Además, los eventos, exposiciones, charlas y conferencias de la industria —donde se presenta la oportunidad de hacer negocios en persona y establecer contactos positivos con homólogos de la industria— constituyen la segunda motivación mejor clasificada para los viajes corporativos (64%).

Sin embargo, en la actualidad no hay disponible ningún talonario en blanco para los viajes corporativos. Los responsables de la toma de decisiones están más presionados que antes, y la mayoría reconoce que sus presupuestos se han visto afectados negativamente (64 %). El requisito de demostrar un retorno de la inversión (ROI) parece más importante que nunca (65%).

Entonces, en la actualidad, ¿se está conviertiendo la sostenibilidad en una actividad no asequible?

Relaciones, marca y reputación

Todavía hay razones sólidas para que estos encuentros en persona sean sostenibles, tanto en términos de asociaciones comerciales como de posicionamiento de marca. Se considera que establecer relaciones con organizaciones afines es una ventaja fundamental de un programa de viajes más sostenible para más de la mitad de la encuesta (56 %). Puede ayudar a generar conciencia de marca positiva y reputación externa, que se considera casi tan poderosa en términos de motivación (55%).

A un nivel más operativo, los objetivos de los programas de viajes corporativos recuerdan en gran medida a los objetivos declarados de la agenda de sostenibilidad. El informe de SAP Concur destaca una proporción creciente de empresas con objetivos clave para el ahorro de energía (63 %), la reducción de plásticos (55 %) y la reducción del carbono (46 %). La compensación de carbono es otra práctica que gana apoyo (37%).

En efecto, aquí están en juego tanto las oportunidades de marca como los imperativos comerciales, explica Pierre-Emmanuel Tetaz, vicepresidente sénior y director general de EMEA de SAP Concur:

A medida que analizamos el mundo posterior al COVID de los viajes de negocios, una cosa está clara: necesitamos hacer que la industria sea más sostenible tanto para las personas como para el planeta sin descuidar los beneficios. Pero no podemos gestionar lo que no podemos medir. Basados en datos, mejores opciones de viaje y un vínculo más claro entre los viajes de negocios y el ROI, los viajes de negocios sostenibles ya no serán solo otra opción en el menú; será la única manera de avanzar”.

Por lo tanto, el potencial de alineación es evidente. Lo que es menos claro es si la realidad del rendimiento de la sostenibilidad coincide. En resumen, ¿las empresas ponen en práctica lo que predican?

Los fondos ESG impulsan la agenda

La integración de los factores medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en la estrategia empresarial básica es ahora un hecho. Casi ningún sector puede ignorar el fuerte rumbo que viene de los mercados financieros, con un récord de 649 mil millones de dólares de inversión no recuperable en fondos centrados en ESG el año pasado. Los fondos ESG representan ahora uno de cada diez activos de este tipo en todo el mundo.

La industria de la hostelería ya está sintiendo la presión, según Lucia Loposova, Directora de GREEN Hospitality, una plataforma colaborativa sin fines de lucro para la sostenibilidad en hoteles, restaurantes, aerolíneas, operadores turísticos, corporaciones y cadenas de suministro relacionadas:

“Estamos observando una tendencia de intentar mantenerse al día y asegurar el negocio adoptando estrategias de sostenibilidad. La fuerza detrás de esto es la demanda de los socios corporativos y sus políticas de ESG para aplicar la sostenibilidad en los viajes corporativos”.

Sin embargo, al igual que con la agenda de sostenibilidad, en la práctica tienden a surgir problemas. La adopción del enfoque adecuado para la aplicación y la presentación de informes precisos sobre las operaciones y los resultados parece ser donde las organizaciones empiezan a ser insuficientes y presentan problemas.

Las buenas intenciones solo te llevan hasta cierto punto, antes de que el “greenwishing” pueda convertirse en un “greenwashing”.

Carbono en las cadenas de suministro

La seriedad de las intenciones puede ponerse en duda, por ejemplo, al calcular las huellas de carbono. Las emisiones se clasifican en tres «ámbitos de aplicación» diferentes, numerados 1, 2 y 3. El ámbito de aplicación 1 cubre las emisiones directas procedentes de fuentes propias o controladas. El ámbito de aplicación 2 abarca las emisiones indirectas procedentes de la electricidad, el calor y el vapor adquiridos. El más difícil de evaluar, sin embargo, es el ámbito de aplicación 3, que es donde se encuentran todas las emisiones indirectas restantes en la cadena de suministro.

Para los viajes corporativos, la necesidad de informar sobre las emisiones del alcance 3 se convertirá en un factor crítico para la gestión de la cadena de suministro, explica el profesor Xavier Font, director del Centro para la Sostenibilidad y el Bienestar en la Economía de Visitantes, en la Universidad de Surrey, Reino Unido:

“Las organizaciones exigirán a las agencias de viajes y proveedores que den cuenta de la huella de carbono; y que estos proveedores proporcionen una reducción de ese carbono. Las empresas no querrán que se les den opciones para viajes de alto o bajo impacto, simplemente querrán que los proveedores brinden la misma calidad, precio, comodidad y ubicación; pero, con una huella de carbono más baja. Y querrán métricas confiables sobre el carbono que les permitan dares cuenta del progreso realizado”.

Al final del día, todo se reduce a los datos, comenta el Professor Font:

“Las empresas necesitan datos para informar sobre sus emisiones de alcance 3. Estos datos deben integrarse a través de la cadena de suministro y reportarse a estas organizaciones, y la precisión de estos datos mejorará mientras disminuyan los costes de recopilación de los mismos”.

Por lo tanto, si los viajes corporativos se toman en serio el cálculo y la reducción del carbono, gestionar su impacto en la cadena de suministro se convierte en una obligación. Lamentablemente, los resultados de la encuesta ponen de manifiesto omisiones flagrantes en este punto.

Menos de un tercio de los gerentes de viajes considera la sostenibilidad de los proveedores —como servicios de hoteles, alquiler de automóviles y aerolíneas— al organizar viajes corporativos (30%). Menos aún, menos de 1 de cada 4, describiría su organización como competente a la hora de tener en cuenta la sostenibilidad de sus proveedores externos en la ecuación de los viajes corporativos (23 %).

Estas bajas puntuaciones nos hacen cuestionar la idea de que la acción por el clima esté integrada en todo el sector.

«Bleisure» en una emergencia climática

También es sorprendente la conclusión de que los responsables de la toma de decisiones dan mayor prioridad al ocio empresarial, o al "bleisure" (41 %), que a la sostenibilidad de terceros proveedores (30 %), o incluso a las propias emisiones de gases de efecto invernadero (29 %).

Para el sector de los viajes corporativos, esta combinación de reticencia a asumir la plena responsabilidad de los impactos de la cadena de suministro, más una inclinación a priorizar las preferencias de ocio antes que las preocupaciones ambientales, comienza a dibujar una imagen de una industria que está completamente fuera de lugar.

Las conclusiones apuntan a una falta de alineación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y a una desconexión con la demanda pública de responsabilidad empresarial en caso de emergencia climática.

Entonces, ¿cómo pueden los viajes corporativos cambiar las cosas y tomarse en serio la sostenibilidad?

De la verificación a la visibilidad

Siendo justos con aquellos en el sector de los viajes y la hostelería, la sostenibilidad es un concepto complejo e, incluso para los profesionales, requiere mucha investigación para entenderlo y aplicarlo, sostiene Lucia Loposova:

“Si bien hay greenwashing, no todo es intencional. La transparencia en la cadena de suministro sigue siendo un problema, pero hay algo de innovación que puede simplificar el proceso de verificación para el sector de la hostelería”.

Entre las iniciativas principales del año pasado estuvieron el incluir información sobre sostenibilidad en hoteles en los resultados de las búsquedas, el programa Travel Sustainable y la insignia introducida por Booking.com junto con la coalición Travalyst.

Para los viajes corporativos, así como una inyección necesaria de educación y liderazgo, el uso de herramientas y datos para proporcionar visibilidad de 360° puede mejorar en gran medida la transparencia de la generación de informes. Esto fortalece la credibilidad de las marcas y da soporte a una gestión responsable que está pidiendo a gritos algunas analíticas para impulsar la toma de decisiones y la planificación estratégica.

Si una organización quiere que sus empleados tomen buenas y mejores decisiones, entonces esencialmente necesita empoderarles y equiparles en consecuencia, concluye Pierre-Emmanuel Tetaz:

"Las empresas deben confiar en sus empleados para adoptar los hábitos adecuados en lo que respecta a los viajes sostenibles. Esto puede incluir todo, desde limitar los viajes a aquellos necesarios para reducir la huella de carbono del trabajador, hasta proponer un alojamiento más sostenible entre las opciones para los viajeros de negocios.”

“Dicho esto, las empresas también necesitan comprender qué incentivará a los empleados a adoptar prácticas más ecológicas, y no depender tanto de la política corporativa. En nuestra encuesta, descubrimos que los europeos consideran que las dos actividades de sensibilización más impactantes son las herramientas para evaluar la sostenibilidad de las opciones de viaje y alojamiento, además de que los altos directivos den ejemplo”.

La buena noticia de los resultados de la encuesta es que la proporción de responsables de la toma de decisiones sobre viajes corporativos que ahora favorecen el uso de herramientas ha aumentado significativamente desde la última investigación de SAP Concur en 2020 —aumentando un 42 %, hasta alcanzar el 63 % en 2022—.

Este entusiasmo por el uso de la tecnología para fomentar la generación de informes es la clave para que el sector de los viajes corporativos vuelva a poner en marcha sus objetivos de sostenibilidad. En definitiva, no puede haber viajes corporativos que no cuenten con datos sólidos.